> <

La sal de la tierra, el alma de las cosas de Sebastiao Salgado

compartir en redes sociales

google pinterest bookmark

Portada > Cultura > La sal de la tierra, el alma de las cosas de Sebastiao Salgado

Sabastiao Salgado
22noviembre

Un día como cualquier otro de 1970, Sebastião Salgado tomó por primera vez una cámara entre sus manos. Tenía entonces 26 años.

Al mirar a través del visor tuvo una epifanía: de repente, la vida cobró sentido.

A partir de aquel día (y pese a que tuvieron que pasar años de duro trabajo hasta que pudo ganarse la vida como fotógrafo), la cámara pasó a ser la herramienta a través de la cual interactuar con el mundo.
Salgado, que «siempre ha preferido la paleta de claroscuros de las imágenes en blanco y negro», tomó muy pocas fotografías en color antes de renunciar por completo a este medio.

En sus más de 30 viajes, realizados a pie, en avioneta, en buques, canoas e incluso a bordo de globos aerostáticos, con un calor y un frío extremos y en condiciones a menudo peligrosas, Salgado creó una colección de imágenes que nos muestran la naturaleza, los animales y los pueblos indígenas con una sobrecogedora belleza. Salgado, que domina la monocromía con tan extrema destreza que compite con el virtuoso Ansel Adams, ofrece una nueva dimensión de la fotografía en blanco y negro; las variedades tonales de sus obras, el contraste entre luz y oscuridad, recuerda las obras de grandes maestros como Rembrandt y Georges de La Tour.

La película “La sal de la tierra” se exhibe en los Multicines Monopol de Las Palmas de Gran Canaria. Se trata de un documental dirigido por Wim Wenders y el hijo del propio Salgado, Juliano Ribeiro Salgado.

Deje un comentario


*